ACRI, Café orgánico solidario Vs Minería a gran escala

Café Pergamino

La Asociación de Caficultores del Río Intag fue fundada en 1998 por 10 productores de café como respuesta al conflicto minero producido por el intento de extracción de cobre en la reserva de Junín. Tras la expulsión de la empresa minera japonesa se buscaron alternativas económicas que ofrecieran medios de vida sostenibles a la población del Valle de Intag, escogiendo el café orgánico de altura por su facilidad de cultivo, adaptación al medio, amigabilidad con el medio ambiente y su alta demanda a nivel mundial.

En la actualidad la ACRI cuenta con unos 350 caficultores de los que al menos 70 de ellos están garantizados con el sello BCS de cultivo orgánico que les permite exportar a Japón y Alemania con calidad extra, llegando a producir entre 1800 y 2000 quintales (83 y 92 Tn) de “café pergamino” (con cáscara, previo al procesamiento) anuales.

Presentación de la planta procesadora de café a los turistas

La Asociación dispone de técnicos agrónomos que asesoran en el cultivo y apoyan a las familias en el manejo orgánico lo que permite el control de plagas y garantizan la calidad del café. La Asamblea General decide democráticamente el precio del café, que actualmente está en unos 200 $ el Quintal de café garantizado, así como el destino de los beneficios generados anualmente, que normalmente son reinvertidos en el desarrollo de la propia asociación.

Planta de Café con bayas maduras

La mayoría de los caficultores producen entre 10 y 15 Quintales al año lo que supone unos ingresos anuales de entre 2 y 3 mil dólares anuales que, aún no siendo importantes cantidades, suponen un suplemento perfecto para diversificar ingresos y garantizar medios de vida alternativos y sostenibles a los agricultores. Buscar mayores beneficios supondría rebasar límites de producción que rayarían el monocultivo y soslayarían la sostenibilidad ambiental y el equilibrio social de la entidad.

En la oficina de la ACRI, ubicada en la calle 20 de Julio de Apuela, a unos 100 metros al norte de la plaza del mercado, se pueden adquirir los boletos para la visita guiada de la planta procesadora de café por 7 dólares. (teléfono 06-264 8489 aacri@andinanet.net)

La planta procesadora está a unos 200 metros al sur de la plaza del mercado, en la calle paralela a la 20 de julio y que sale de la misma plaza. Cuando llegamos nos recibe un simpático agricultor que nos hará de guía durante la visita.

En primer lugar nos muestra algunas plantas de café colindantes a la fábrica con sus bayas de colores que se degradan desde el verde original hasta el bermejo final que marca el punto óptimo de recolección y que suele producirse entre abril y septiembre. Probar las bayas resulta una agradable sorpresa con sus característicos aroma y sabor dulzón.

Las Bayas son pasadas por una máquina que extrae la cáscara superficial y se colocan en un balde con agua donde fermentará durante un par de días para extraer la dulce miel de la pulpa fermentada. En ese punto el denominado “Café Pergamino”, por contener todavía la cáscara que le da nombre, se seca en el invernadero de manera natural.

Un productor nos guía en la visita de la fábrica y nos muestra la planta de secado

Clasificado por categorías y etiquetado por cada agricultor, el café se mantiene por un par o tres días en el invernadero hasta que se seca lo suficiente para pasar a la planta procesadora donde en primer lugar se quita el pergamino y se clasifica por tamaños. Seguidamente el café es seleccionado a mano para separar los granos defectuosos y queda listo para el tueste.

clasificación de café

El 40% del café producido en la ACRI se tuesta en la planta procesadora. El resto se envía a exportación para el tueste en destino de acuerdo a los gustos de los consumidores en cada país.

El tueste se realiza en una tina cilíndrica y rotatoria que asegura el tueste integral del grano a una temperatura que oscila entre 180 y 220 ºC durante 15 a 20 minutos. La temperatura y el tiempo de cocción determinan el sabor y el aroma final del café, es por ello que algunos clientes de la ACRI compran el café pre-elaborado, para realizar el tueste en sus instalaciones ya que este proceso determina el valor agregado y la “diferencia” con la competencia. Finalmente el café se enfría con un sistema de ventilación y se empaca en grano o molido para la venta final.

El café se tuesta a una temperatura de entre 180 y 220 ºC entre 15 y 20 minnutos lo que determina su aroma y sabor

La ACRI comercializa el café en tres calidades distintas y, hasta el momento, en todas las provincias de Ecuador, excepto Carchi y Azuay. En Quito se encuentran en las Tiendas Camari del mercado de Santa Clara y en otras tiendas especializadas en productos solidarios y de comercio justo. En Imbabura se encuentran en la casa de Intag de Otavalo y en Cotacachi se puede encontrar en diferentes comercios y supermercados además de la cafetería “El Café de la ACRI” en la plaza San Francisco. En España se puede encontrar en tiendas especializadas de comercio justo.

Se presenta en tres modalidades Café nacional, de Exportación y calidad Extra

La visita termina con una degustación de este rico café que ha conseguido dinamizar la economía de la comarca ofreciendo alternativas económicas y sociales a los impactos negativos que sabemos que tiene la minería a cielo abierto y a gran escala que se quiere imponer en la zona.

La incompatibilidad entre los dos modelos es obvia, así que ¿Qué modelo permitiremos que se imponga?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *